La historia cuenta que la imagen del Cristo Moreno fue pintada por un esclavo de origen angolés, en una pequeña pared de adobe en el Barrio de Pachacamilla en el centro de Lima. Los fieles, en su gran mayoría esclavos, empezaron a juntarse alrededor de la imagen y a rendirle culto, construyendo un pequeño templo alrededor.

Más información