La vida es un sin fin de relaciones, ponte un rato a pensar ¿Cuántas relaciones has tenido a lo largo de tu vida? Al hacerte esta pregunta, seguro recordarás todas las parejas que has tenido durante el tiempo, pero al hablar de relaciones nos referimos al modo de vincularse, que existe entre dos o más personas y se dan en distinto modo en numerosos contextos cotidianos como: los amigos, la familia, el entorno laboral, matrimonios, parejas e incluso nuestra relación con Dios. Se considera relación siempre y cuando haya vínculo entre dos o más personas, basándose en emociones, sentimientos, intereses, actividades sociales, etc. 


Las relaciones interpersonales son la base de la vida en sociedad y juegan un papel fundamental en el crecimiento del individuo. Las relaciones interpersonales son muy diversas, por ello muchas suelen ser difíciles y algunas pueden que incluso no tengan un nombre. A grandes rasgos solemos reconocer más o menos las siguientes:


Relaciones Íntimas o Afectivas:
Se distinguen por una conexión profunda con otros individuos y en la que se comprenden los distintos grados de afecto. Este tipo de relación se diferencia por por la gran confianza creada y que seguramente perdurará en el tiempo, asociados a sensaciones placenteras y de protección, solidaridad y pertenencia.Dentro de este tipo de relación se encuentra la relación de pareja y la amistad.


Relaciones Superficiales:
Aquellas relaciones pasajeras, no muy importantes ni profundas en la vida emocional de la persona. Este tipo de relación es la más común. Dentro de esta se encuentran las relaciones que creamos con desconocidos, con personas que sabemos que son pasajeras, por ejemplo: con el compañero del asiento de un avión, a quién es muy probable que nunca volvamos a ver.


Relaciones Circunstanciales:
En este tipo de relaciones encontramos a las personas con las que compartimos a menudo, pero por las cuales no sentimos mucho apego. Este tipo de vínculo puede extenderse y convertirse en una relación profunda o disminuir tanto hasta volverse  una relación superficial. Un ejemplo son los compañeros de trabajo.


Relaciones Familiares:
En este grupo se encuentran las personas más cercanas a nosotros, las personas que nos vieron nacer, con las que compartimos un vínculo consanguíneo. En muchas de ellas hay también cierto principio de autoridad, y por ellas podemos llegar a sentir amor o antipatía. Estas relaciones son las más poderosas, suelen mantenerse unidas a lo largo del tiempo, puede que a veces tengan roces pero a pesar de ello siempre se mantendrán unidas.


Relación Espiritual:
Si hay una cosa que las personas necesitan escuchar una y otra vez, es esta: ‘‘Dios te ama’’, eso es todo al respecto. Puede que a Él no le guste todo lo que haces, pero jamás dejará de amarte porque lo que le importa es tu corazón. Para mantener una relación espiritual con Dios es necesario mostrarle gratitud, a continuación, un breve ejemplo de agradecimiento: “Te amo, Señor. Gracias por todo lo que has hecho en mi vida. Quiero hacer lo que es justo. Sigue enseñándome.”


Para mantener una relación estable, del tipo que sea, es muy importante llevar una comunicación asertiva, ya que en una relación siempre van a haber 2 o más individuos, los cuales tendrán diferentes opiniones, diferentes puntos de vista, etc.
Por ello, es importante mantener una comunicación estable, de no ser así se crearán conflictos. Muchas de las relaciones que perduran a lo largo del tiempo son fruto de una buena comunicación, en donde se aceptan y respetan los diferentes puntos de vista y se aprende de ambas partes.

 
¿Y tú... te has puesto a pensar en qué tan saludables son tus relaciones? Siempre es bueno mejorar nuestras relaciones, ya que nuestra salud mental depende mucho de cómo se encuentran estas.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.