¿Alguna vez te has percatado de cómo acabas tu día? La manera en la que culminas tu día influye en cómo iniciarás el día siguiente. Para dormir con una mente tranquila, es fundamental llevar a cabo una rutina nocturna en la cual programamos nuestros pensamientos de manera positiva.

Al tener una mente en paz, el descanso será profundo y placentero, lo cual dará como resultado iniciar un día positivo y sin preocupaciones. Tener la mente en calma al dormir da fruto a un día con buen inicio, con pensamientos positivos, buenos actos y conversaciones saludables. Además, es importante descansar plenamente para ser productivos por la mañana. ¿Buscas cambiar tu rutina nocturna por una más positiva?

Pon en práctica el siguiente listado, en el cual te recomendaremos 5 buenos hábitos para cambiar tu rutina nocturna, la cual consta en las 2 horas previas al descanso. No es necesario hacer todos los hábitos del listado pero es recomendable que por lo menos pongas en práctica dos de ellos. 

  1. Apaga tus pensamientos:

La dificultad para dormir se debe principalmente a los pensamientos sobre los pendientes que tienes para el día siguiente. ¿Qué hacer?

Es recomendable tener una agenda y un lapicero en tu mesa de noche para apuntar los pendientes que debes realizar al despertar. No es recomendable en tu celular ya que es mejor dejar de utilizarlo 2 horas antes de dormir para así tener un descanso placentero. 

  1. Analiza cómo fue tu día:

De esta manera podrás verificar el cumplimiento de tus objetivos y pendientes diarios. ¿Cómo ponerlo en práctica?

Date un tiempo antes de dormir y reflexiona sobre lo sucedido en tu día.

Observa los malos acontecimientos, busca un aprendizaje de ello y agradece las buenas acciones que sucedieron durante tu día. 

  1. Piensa positivo:

A pesar de que hayas tenido un mal día, evita poner tus pensamientos en los malos acontecimientos y enfoca tu energía en los detalles positivos que te ocurrieron, no importa si fueron pocos, lo importante es tenerlos en mente.  

  1. Ora y medita:

Tómate al menos 10 o 5 minutos de tu tiempo previo a dormir para respirar y dejar lo pensamientos de lado, esto te permitirá recargar las energías para tu próximo día. ¿Cómo lograr la concentración?

Repetir una oración puede ser útil para mantenerte concentrado, al repetir esta expresión durante por lo menos 5 minutos hará que tu mente lleve la atención sólo en la oración y así podrás dejar otros pensamientos atrás. Estas son algunas frases que puedes tomar como ejemplo: 

  • Avanzo seguro por la vida, Dios me enseña el camino.
  • Mi vida es próspera y abundante, voy camino hacia la felicidad.
  • Estoy en paz, mi mundo está en paz, mis relaciones están en paz.

 

  1. Prepárate para el día siguiente:

Visualizar tu día te preparará para organizarte mejor al despertar. Si ya tuviste en mente y pudiste planificar como será tu día, ponerlo en acción al despertar será mucho más eficiente. Al poner en práctica alguna de estas actividades durante 15 minutos durante 21 días, podrás ver cómo se transforma en un hábito. ¿Te animas a cambiar tu rutina nocturna? 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.