Atenciones que debes tener al darle calidad de vida a un familiar


Muchas personas han pasado por esta situación y no es nada agradable al momento que te dan la noticia, sientes que el mundo se te derrumba a tu alrededor y te nublas de manera inmediata pensando en lo que está por venir.


Sin embargo, todo es un proceso, pasas por la negación para llegar a la aceptación, darle calidad de vida a alguien que amas quedará marcado para ti para toda la vida, está en nosotros hacerlo de la mejor manera y, sobre todo, encontrar ese equilibrio para que la otra persona pueda sentir que no está solo.


En esta ocasión te vamos a presentar 5 puntos importantes para que puedas sobrellevar este gran acontecimiento en tu vida y por supuesto, hacer que tu ser querido pueda sentirse valorado.


1.-Trátalo como un ser humano hasta el último momento de su vida 

Este punto es sumamente importante, es la forma de aproximarnos a quien está vulnerable en sus momentos finales de vida.


Debido a la condición de salud física que posee esta persona existe una limitación, no obstante, la disminución en sus capacidades y la dependencia de los demás, no convierte a tu familiar en una persona de menos valor, al contrario, debes hacerla sentir más que útil.

 
Su dignidad permanece muy intacta, ya que esta radica en que sigue siendo un ser humano no solo en su realidad física y biológica.


Aquí también es donde nosotros podemos comentarle a nuestro familiar el valor importante de la fe, no orando con ellos, pero conversándole sobre como es el camino de Dios y como ha cambiado vidas  innumerables.


2.-Deja que exprese sus propios sentimientos y emociones con respecto a la muerte 

Con mucha frecuencia sucede que el tema de la muerte no se menciona al familiar enfermo. Es algo que no se conversa y se esquiva, pues se cree que es algo malo, negativo o que simplemente da miedo y provocará sufrimiento en él o ella.

 
La persona debe expresarse, no debe callarse o guardarse sus ideas, sus expectativas, temores y deseos. Déjala o déjalo que se expresen y convérsales para que se sientan escuchados.

 
3.-Permítele que pueda participar en las decisiones sobre sus cuidados

Nuestra libertad humana no es solo un derecho, sino un don de nuestra propia naturaleza.
Ser libres no solo es la capacidad de ‘’hacer lo que quiera’’, además es poder tomar decisiones sin condicionamientos, tras la consciencia de la realidad.


Este es un pequeño ejemplo: saber que en la enfermedad ya no hay oportunidades de tratamientos curativos. Ayudar a una persona en momentos de fragilidad es permitirle expresar cuáles son sus preferencias de cuidados, cómo desearía vivir el tiempo que tiene por delante.


Los médicos y por supuesto, familiares con muy buena intención pueden aconsejar, pero no pueden asumir opiniones y deseos del enfermo. Entonces antes de todo, hagámoslos parte de la decisión, en conjunto para que puedan sentirse importantes.

 
4.-No aísles a tus demás familiares por un sentimiento de pena

Uno de los escenarios ideales para una muerte en paz y tranquila es aquel que permite la cercanía de la familia, los seres más queridos y apegados al paciente.


Ciertamente esto alivia mucho de los sufrimientos propios de la enfermedad, como puede ser el sentirse solo, triste y con muchas dudas.


5.- Responde con sinceridad sus preguntas

Muchos piensan que el no contar con la verdad respecto a la enfermedad y el pronóstico puede evitar su sufrimiento. Pero no es así, ya que puedes pensar que eso ayuda, pero no es así, puedes ocasionar un dolor más grande.


Debido a que las personas van sintiendo que las condiciones de salud no mejoran y pueden frustrarse ya que no entienden lo que está pasando.

 
La mentira o el ocultar el hecho no va a traer tranquilidad, responde esas preguntas que él o ella tiene con la verdad y con todo el amor y fe que tienes.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.