La pérdida de un ser querido puede ser uno de los momentos más difíciles que nos toque enfrentar. Cada persona reacciona de manera diferente ante esta situación, lo cual, nos hace generar nuestros propios mecanismos de defensa para sobrellevar el dolor. 

Si estás pasando por este momento, te invitamos a tener en cuenta los siguientes consejos:

1.-Acepta el apoyo de familiares y amigos 

Muchos especialistas creen que el factor más importante para sobrellevar esta situación es el apoyo familiar y amical. Hablar con ellos sobre la pérdida de nuestro ser querido ayudará a comprender y a no sentirnos solo.  

2.-Recordar siempre con mucho afecto 

Recordar la vida de nuestro ser querido ya sea escribiendo en un cuaderno momentos inolvidables o enmarcar fotos de momentos felices que vivieron juntos para tenerlos presente con cariño y amor.

3.-Ayudar a los demás 

Nos hará sentirnos mejor. Las personas pasamos esta situación por lo que es recomendable hablarlo con alguien más. Apoyar a otros puede ayudarnos a recuperar el ánimo y sentir que nuestras vidas siguen teniendo un propósito.

4.- Tomarse un tiempo libre 

Tomarnos unos días libres puede ayudar a realizar pequeños cambios en nuestra rutina del día a día, así como, realizar ejercicio y descansar. Podemos interesarnos por realizar actividades ajenas, ya que es bueno salir de nuestra zona de confort.  

5. La oración 

Recuerda que son en estos momentos, cuando el dolor nos sobrepasa, que el amor de Dios nos sostiene. Busca espacios de oración y de encuentro con Él. Especialmente en la Misa donde se hace presente.

La vida es un don de Dios y la muerte es el final de nuestro paso por este mundo que es pasajero. Pero ¿Qué sucede cuando llega el momento en el que una persona que nosotros amamos o consideramos importante en nuestra vida es llamada a la Casa del Padre? Inevitablemente y de manera natural entramos en un estado de duelo.  

El duelo es un proceso de adaptación ante la pérdida de un ser amado que involucra reacciones, cambios emocionales y de comportamiento. 

Lo ideal para superar este proceso es, además de la fe y confianza en el amor de Dios ante este momento difícil, el expresar nuestros sentimientos e ir comprendiendo que la muerte es solo un paso a otra vida. Es creer en la misericordia de Dios y que nuestros seres queridos no viven hoy y se encuentran ante su gloria; es por ello que nuestras oraciones y misas que ofrezcamos por sus almas son tan importantes. 

Además, existen distintas acciones o actividades que podemos realizar para así superar el duelo: Podemos establecer un diálogo en oración con nuestro ser querido fallecido o escribirle una carta para compartirle nuestras emociones. Hablar también con un sacerdote o con un amigo nos puede ayudar. 

Como católicos debemos entrar en consciencia que existe la vida eterna y la salvación de las almas, y que, en Dios y solo en Él, tendremos el descanso eterno. Un descanso en donde hemos dejado atrás las tristezas y limitaciones de este mundo para vivir en plenitud junto a la presencia de Dios. Esta promesa de vida eterna en la gloria de Dios debemos tenerla siempre en cuenta por nuestra fe y para que el proceso de Duelo sea más llevadero y purificador. 

Recuerda: La muerte no debe ser percibida como un castigo, sino como una parte natural de nuestro camino hacia el encuentro con Dios; duele perder a alguien, pero ese dolor lo podemos ofrecer a Dios. El “Duelo” y “Dios” llevan la letra “D”, y es que DIOS está siempre contigo, especialmente en los momentos que más lo necesitas. Dios nunca te abandona.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.