La muerte no debe ser percibida como un castigo, sino como una parte natural de nuestro camino hacia el encuentro con Dios; duele perder a alguien, pero ese dolor lo podemos ofrecer a Dios. El “Duelo” y “Dios” llevan la letra “D”, y es que DIOS está siempre contigo, especialmente en los momentos que más lo necesitas. Dios nunca te abandona.

Más información  

Muchas personas han pasado por esta situación y no es nada agradable al momento que te dan la noticia, sientes que el mundo se te derrumba a tu alrededor y te nublas de manera inmediata pensando en lo que está por venir.

Más información  

El deceso de un familiar o un ser querido puede ser uno de los impactos más grandes que le toque enfrentar una persona. Este es un momento en el que se necesita todo el apoyo de un amigo para sobrellevar el dolor.

Más información