Cuaresma, tiempo de esperar


Cuarenta días de preparación interior, cuarenta días de reflexión, cuarenta días de espera y otras formas más para llamar a la Cuaresma, cuarenta días en referencia a los cuarenta años que pasó el pueblo de Israel en el desierto con Moisés y los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de iniciar su vida pública.


La Cuaresma es una temporada de oración, perdón, reflexión y un periodo de preparación para la Pascua. Comienza con el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo, el morado es el color color litúrgico de este tiempo.


En este tiempo, la Iglesia Católica, nos invita al perdón y a la reconciliación. Día a día se nos presentan conflictos, malentendidos y desacuerdos, muchas veces no nos damos el tiempo para reflexionar y darnos cuenta la importancia de estar en paz con los demás, por ello, Cristo nos invita a cambiar de vida en la Cuaresma y la Iglesia nos invita a vivir este tiempo como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando y haciendo buenas obras.


En este tiempo de Cuaresma, hemos de sacar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia y los celos, puede que hayamos guardado todos estos sentimientos negativos en nuestros corazones durante mucho tiempo y esto nos opone a nuestro amor a Dios y a nuestros hermanos, en este tiempo aprenderemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús.


En este tiempo de reflexión, contamos con distintos medios concretos que la Iglesia nos recomienda para vivir el verdadero significado cuaresmal desde casa:


Conoce las diferentes maneras para vivir la Cuaresma en casa:

  1. Reconociendo mis pecados y confesándome:
    Reflexionar en cuál de mis actos he ofendido a Dios, analizar si me duele haberlo ofendido y si realmente estoy arrepentido. Revisar los mandamientos de Dios y de la Iglesia para poder realizar una buena confesión.

  2. Esforzándome por cambiar:
    Observando mi conducta para saber en qué estoy errando. Creando una lista de propósitos para cumplir día a día y al terminar el día verificar si lo cumplí.
    Reconocer cuál es mi área de mejora y esforzándome para poder transformarla en cualidad.
  3. Realizando sacrificios:
    ‘‘La palabra sacrificios viene del latín sacrum-facere, que significa ‘‘hacer sagrado’’. Entonces al hacer algo que nos cuesta, estamos haciendo algo sagrado. Por ejemplo, ayudar a tu esposa con los hijos, ayudar a otros con su trabajo, etc, si esto se lo ofrecemos a Dios por amor, estamos haciendo un sacrificio.


  1. Orando:
    En estos días puedes orar más de lo que sueles orar por costumbre, reconectar con Dios, conversar con Él y agradecerle por todo lo que hace por ti, por que eres bendecido con su amor y sientes gratitud por todo lo que te da. Puedes acompañar la oración con un libro de meditación para Cuaresma, también puedes leer en la Biblia pasajes relacionados a la Cuaresma.


‘Esta vivencia de la caridad debemos vivirla de manera especial con aquél a quien tenemos más cerca, en el ambiente concreto en el que nos movemos. Así, vamos construyendo en el otro "el bien más precioso y efectivo, que es el de Ia coherencia con la propia vocación cristiana" - Juan Pablo II.


Ingresa aquí y vive la Cuaresma:

1) Palabras de reflexión que nos comparte el Papa Francisco:        http://bit.ly/CuresmaPapaFranciso

2) Vive la liturgia Cuaresmal desde casa:

 http://bit.ly/LiturgiaCuaresma

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.